Los resultados preliminares brindados por el Tribunal Supremo Electoral confirman como un hecho inédito la victoria para el recién creado partido oficialista Nuevas Ideas, fundado por el Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, quien hace dos años llegó al poder con una bandera prestada del partido Gana, al no lograr inscribir el suyo a tiempo.

De confirmarse los datos, Bukele no necesitará negociar con nadie el nombramiento del nuevo Fiscal general, a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, La Corte de Cuentas y al Procurador General de La República.

Uno de los mayores temores de la reducida oposición en la nueva Asamblea es que la reforma constitucional que está en marcha termine en una Constituyente con la que trate de buscar la reelección, Bukele por ahora solo puede gobernar por cinco años, período después del cual debe haber alternancia, según la actual Constitución.

Hasta hoy no se conoce en la historia de El Salvador, un partido que haya ganado casi mayoría absoluta (52 de 56 que se necesitan para mayoría absoluta), aunque con los diputados del partido Gana, afín al gobierno, sobrepasa el número requerido para ello. La cifra más alta de diputados la había obtenido el partido de derecha ARENA, que en 1994 logró obtener 34 diputados.

Expertos en temas políticos como Salvador Arteaga, dijo en una entrevista a Diario El Mundo que “Ahora Bukele tiene en sus manos la oportunidad de hacer importantes reformas constitucionales, fiscales y al sistema de pensiones”. No obstante dijo también que “Podría dejar un gran legado o ir por la ruta de Nicaragua”, al referirse a la dictadura con la que gobierna Daniel Ortega.

Mientras tanto, el Periódico El País, de España, destaca que “La victoria de Bukele, de 39 años, es la más contundente lograda nunca antes por un partido en El Salvador, es la sepultura del modelo surgido tras la guerra civil (1980-1992) en la que el país se convirtió un sangriento tablero de la Guerra Fría, con el FMLN y Arena como bandos contendientes”.

El medio, en su edición digital, asegura que el único contrapeso que tendrá en los próximos años Nayib Bukele no está en casa, sino fuera y se trata de Estados Unidos, de donde llega cada mes la principal fuente de ingresos del país, las remesas de los emigrantes.

Dice también que la administración Biden no ve con buenos ojos la forma como Bukele pretende hacerse del poder absoluto.

Esta sería la nueva configuración política del Congreso Salvadoreño, luego de las elecciones del pasado 28 de febrero, donde Nuevas Ideas obtuvo la mayoría, casi absoluta.

Share:

2 Comments

  • Juan Antonio Perez, 04/03/2021 @ 2:31 PM Reply

    Se le cumplió el deseo ojalá que gobierne como se debe, si no ya sabe lo que le toca en 3 años… Va para afuera!!!

  • Juancho Hernadez, 13/03/2021 @ 6:13 AM Reply

    Haber comonle va a bukelito como docen las focas 😅

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.